¡17 años con el horno encendido! Tío Panchito, la tradición del pan artesanal

Leo Barrantes y su hermano Luis, son los propietarios de esta panificadora que inició hace 17 años. Foto: SCD
-Publicidad-

150 kilos de harina al día o mejor mil manitas de bollitos con queso al día. Esto, es lo que produce una de las panaderías con más tradición en San Carlos.

La Panificadora Tío Panchito cumple 17 años y pese a los cambios en la industria, acá aún trabajan de forma artesanal: pesar la harina, amasar, dar forma y hornear.

No importa la hora, acá siempre hay gente esperando que el pan salga del horno. Llegar a casa con los bollitos calientes para el café es lo que muchos sancarleños hacen al salir de su trabajo. Pasar por «La Panchito», es parada obligatoria cada tarde o bien cada mañana para llevar el desayuno al trabajo.

Lo que empezó como una aventura, hoy es todo una empresa que da trabajo a 20 personas y que además, tiene dos distribuidoras en Cedral y Florencia.

El gestor del proyecto es Luis Barrantes, panadero desde que tiene uso de razón. Pasó por las panaderías más recordadas del cantón antes de llegar a Tía Panchita, de la que se desligó y creó su propio local.

«Él me invitó a formar parte de este proyecto y acá estamos. Realmente sentimos que Tío Panchito es muy aceptada y tenemos una clientela muy fiel y en lo que trabajamos es en mantener la calidad y aunque se vayan modernizando algunas técnicas nosotros preferimos mantener lo artesanal, lo tradicional», contó Leo Barrantes, socio de la panificadora.

Variar la oferta de productos es parte del crecimiento. Pasteles dulces y salados, repostería y hasta cafetería es parte de Tío Panchito pero a pesar de eso sigue en venta lo de siempre, lo que a algunos les hace recordar su niñez.

El pan más tradicional como las bizcotelas, el palitroque, la galleta dulce, la quesadilla, gatos, prusianos, orejas, cachos, todo ese tipo de pan con el que nuestros abuelos nos daban café.

El pan artesanal es la especialidad de la casa. Foto: SCD

Pero a eso, suman productos como las bollas rellenas con queso crema y jalea, frijoles, carne mechada, o relleno de pizza. Decenas de opciones propias que encantan a propios y extraños.

«Aquí viene gente de otros lugares que pasan a comprar pan para llevar y he tenido experiencias en el catering de atender a personas que no son de San Carlos y cuando les ponemos tamal de queso crema dicen que tienen que llevarse por que de eso no hay en otros lugares», dijo.

Y es que, la atención a sus clientes es lo primordial. Todos los sábados hay café gratis para quienes quieran llegar.

Para sus aniversarios hay queque. Valga aclarar que la celebración de estos 17 años, el sábado 12 hay una pequeña celebración.

Cada navidad hay queque navideño y hasta tamales, para los días festivos también hay algo. La idea es que, la visita de los clientes no sea solo para comprar el pan.

«Queremos a futuro tener batidos naturales, algunas opciones de almuerzos o desayunos prácticos por que ya hay gente que nos contrata bocadillos, lasagnas y hasta piernas de cerdo. La idea es ir complaciendo a quienes quieren o buscan otras opciones», dijo Leo.

Esta esquina, queda como una de las favoritas de los sancarleños. Aquella donde cada vez que uno entra, llega aquél aroma inconfundible a pan recién horneado y donde nunca, el pan no es fresco.

La panadería está ubicada a la entrada del Colegio Diocesano en Ciudad Quesada. Foto: SCD

Comentarios