Relación entre aumento de peso temporal y la menstruación

Debido a la retención de líquidos es normal que la persona aumente de peso. Imagen con fines ilustrativos
-Publicidad-

Está controlando su peso y llega un día y tiene un aumento repentido de peso, y empiezan a correr numerosos pensamientos: ¨Tengo un metabolismo terrible, respiro y me engordo¨, ¨esa dieta no me sirve, tengo que comer sólo lechuga¨, ¨Fijo es culpa de las pesas, me hacen grande¨, y así muchos más.

Las mujeres debemos tener en cuenta que nuestro organismo es muy complejo, y el peso no es sólo peso, es un conjunto de aspectos, grasa, músculo, agua, órganos, huesos; además hay sistemas relacionados con el peso, por ejemplo se debe tomar en cuenta toda la parte hormonal, incluso el sistema digestivo y otros aspectos más; entonces subir o bajar de peso es algo complejo.

A nivel hormonal, específicamente en el ciclo menstrual tenemos la menarquía (primera menstruación) y la menopausia (cuando deje de venir la menstruación y fin de la fertilidad), estos dos puntos conllevan cambios fisiológicos a nivel hormonal (relacionado con cambios en la concentración de estrógenos entre otros múltiples cambios) y a nivel de composición corporal.

Espacio político pagado

El síndrome premenstrual (SPM) es “la aparición cíclica de síntomas físicos, psicológicos y conductuales que varían desde leves a graves y aparecen durante la fase lútea del ciclo menstrual (días de ovulación y primer día de menstruación) y desaparecen después del comienzo de la menstruación”.

En esta etapa la persona podría presentar: irritabilidad, distensión abdominal, retención de líquidos, incremento del apetito o los dichosos antojos (sobre todo de dulces y chocolate). Estos últimos están provocados por los cambios hormonales, así como por el descenso de la serotonina.

Debido a la retención de líquidos es normal que la persona aumente de peso, entonces llega se sube a la balanza y tenemos hasta 2 kilos de más, el impacto, más todos los cambios hormonales de la menstruación, provoca un ¨caos mental¨, frustración y al final genera abandono del proceso. ¡Tranquilidad.

Es normal, así que mejor no se suba a una balanza en estos días. No hay que atacar al plan de alimentación, ni hay que pensar que todo el esfuerzo ha sido en vano. La indicación sería estar tomando suficiente agua, hacer ejercicio para hacer que esa retención de líquidos sea menor; estas recomendaciones tendrían doble función, ya que también ayudan con el control de la ansiedad.

Ahora, si es muy normal esa ansiedad los días previos, entonces es sumamente importante que no de paso libre a esa ansiedad, ahí sí podría haber problema, si los días previos consume alimentos en calorías, esto sí podría provocar un aumento de peso.

Comentarios