300 jóvenes sorprendidos en fiesta intercolegial, sin permisos, en Ciudad Quesada

-Publicidad-

El salón tiene capacidad para 50 personas, pero dentro y en sus alrededores unos 300 jóvenes, entre ellos, menores de 15, 16 y 17 años, vibraban al ritmo del DJ.

A las 11 pm, la fiesta comenzaba en una sala de eventos. En la estrecha calle de Barrio San Gerardo, arriba, en Ciudad Quesada, se acomodaron más de 50 vehículos y a esa hora e incluso a las 11 y 30 pm, más carros seguían llegando.

De ellos, bajaban jóvenes de todas las edades, todos con bolsas que contenían latas de cerveza en su mayoría.

El ruido, de todo: música, gritos, carros, pitos; era insoportable para los vecinos de un barrio tranquilo; pero nunca imaginaron lo que ocurría allí.

Se trataba, de una de las peores pesadillas para padres responsables: una fiesta intercolegial.

Rápida Intervención

A eso de las 11 pm, 3 patrullas del Grupo de Apoyo Operacional de la Fuerza Pública llegaron al lugar.

Tal y como presumían, la mega fiesta no tenía permisos municipales, ni del Ministerio de Salud.

Los oficiales ingresaron al lugar y detuvieron el evento.

Los jóvenes molestos, gritaban improperios contra los oficiales por acabar con su fiesta.

Poco a poco, iban saliendo. Muchos en carro, otros a pie. Hasta Ciudad Quesada, desde San Gerardo. Eran grupos de hasta 15 jóvenes, algunos niños de 15 años.

intercolegial-cq

Licor y marihuana

Si bien, los oficiales de la policía, no comprobaron la venta de licor en el lugar, si quedaron evidencias del consumo.

Vecinos dijeron que vieron jóvenes vomitando frente a sus casas e incluso debieron recoger latas de cerveza vacías en sus propiedades.

Mientras, que el informe policial confirmó que al ingresar los policías había olor a marihuana en el ambiente, más no encontraron a nadie fumando.

evento-ilegal

 

Organizadores

Lo más triste del caso, es que según el mismo informe de la policía,  los organizadores del evento son dos muchachos de solo 18 y 19 años, de apellidos Esquivel y Benavides, respectivamente. Ambos de Ciudad Quesada

La propietaria del lugar, de apellido Herrera, llegó al lugar y explicó a la policía, que ambos jóvenes habían alquilado el salón para una fiesta de una sección colegial, y que esperaban solo 50 personas.

Los organizadores, cobraron 2 mil colones de entrada a quienes participaron, según la policía.

Responsabilidad de los padres

Para el Director de la Fuerza Pública, Francisco Morales, esto es única y exclusiva responsabilidad de los padres de familia.

«Yo estoy molesto. No puede ser que los papás, no sepan dónde andan sus hijos. El asunto es que si luego les pasa algo, es culpa de la policía», añadió

Para Morales, es irresponsable que papás hasta presten los carros a sus hijos sin controlar en que tipo de actividades andan.

«La responsabilidad es de todos, pero los padres debe asumir su cuota. Yo pienso: ¿dónde estaban los papás de eso casi 300 muchachos?», agregó.

De hecho, a la fiesta registrada este sábado, llegó una unidad del Tránsito, debido a la gran cantidad de vehículos que habían.

transito

Esta no es la primera vez que la policía interviene en este tipo de actividades.

El jefe policial indicó que en otras ocasiones pudieron frenarlas a tiempo, por que se enteraron antes; esta vez, fue la denuncia de vecinos la que permitió irrumpir en la actividad y detenerla.

La policía emitió los partes correspondientes y este lunes, enviará su informe tanto al Ministerio de Salud, al PANI y a la Municipalidad.

Autoridades, con las que no pudieron coordinar para que asistieran al procedimiento, pese a que intentaron hacer la comunicación inmediata.

La intención, es que haya coordinación para atender estas situaciones, el forma integral.

Comentarios