En una semana, la Municipalidad de San Carlos inaugurará la nueva feria del agricultor en Ciudad Quesada. Pero, esta feria tiene espacio para unos 55 vendedores y actualmente, entre las dos organizaciones que hay, suman 110 vendedores.

Es decir, 55 familias se quedan sin la posibilidad de vender sus productos.

Pese a que desde que inició todo el proceso de construcción de esta nueva infraestructura ,el alcalde Alfredo Córdoba se comprometió a que habría espacio para todos, la realidad es otra.

“Nosotros entregamos las instalaciones, es la Comisión de Ferias la que pone las reglas y una de ellas es que solo habrá espacio para agricultores que tengan su permiso al día”, explicó Walter Hernández, vocero municipal.

Y es que esos 55 vendedores sin espacio, son los llamados intermediarios pero también vendedores de queso, pan, tamales, huevos y hasta ropa que cada jueves llegan con sus productos a la Plazoleta del Mercado.

“La esperanza es poder quedarnos ahí porque no tenemos otra opción. Estamos convencidos de que debemos quedarnos ahí hasta que se resuelva nuestra situación”, dijo Geovanny Vargas, uno de los afectados.

“Queremos que reubiquen a los que no cabemos. No queremos que ninguna familia se quede sin espacio y menos sin la posibilidad de recibir sus ingresos” Añadió Buanerges Jiménez.

Este grupo de vendedores, aclaró que no está en contra del traslado y más bien celebra la posibilidad de una nueva feria con mejores condiciones para los consumidores, pero esperan tener respuesta a su problema, pues en 8 días no tendrá donde vender sus productos.

El lunes anterior, en sesión del Concejo Municipal, el Alcalde se comprometió a buscar una solución para este grupo. Ellos amenazan con interponer un Recurso de Amparo, para frenar el traslado hasta tanto la Municipalidad no les diga dónde podrán vender sus productos.

“Muchos tienen hasta 30 años de vender acá, tenemos nuestros clientes quienes también se van a afectar al llegar a la nueva feria y no encontrarnos. Estamos en son de Paz y esperamos que nos dejen en la Plazoleta hasta que no nos den un espacio”. Agregó  Juan Vásquez, afectado.

Y es que para poder incorporarse a la nueva infraestructura, los llamados intermediarios y vendedores de productos propios deben certificarse, proceso que lleva costo y tiempo.

“Yo lo que vendo es chila, un poquillo de cebolla y pejibayes. Llevo la leche que produzco y me sale más caro hacer todo lo que me piden, que lo que  gano”, explicó Arnoldo Villalobos.

Por su parte, el vocero municipal Walter Hernández, agregó que incluso, se conformó una comisión regional de ferias, que es la que clasifica a los que serán trasladados.

De esta forma, todos los agricultores que asisten a la feria detrás de Coocique tienen su espacio asegurado, más los afectados son los que se encuentran en la Plazoleta.

La Municipalidad mantiene con fecha de 3 de noviembre de 2016, la inauguración de esta obra, cuyo costo es de casi 100 millones de colones y se ubica 100 metros este de la terminal de buses en Ciudad Quesada.

Comentarios