600 personas con discapacidad en riesgo de perder atención especializada

Cerrar el programa de atención es la única opción viable para la Fundación Amor y Esperanza que desde hace 15 años trabaja en un espacio cedido por el Hospital San Carlos.

Sin embargo, este lunes la Gerencia Médica de la Caja Costarricense de Seguro Social, ordenó a la fundación retirarse del lugar y dio plazo a hoy mismo para que abandonara las instalaciones del centro médico.

“El aumento de la población, la incorporación de nuevas especialidades… la contratación de más personas y la construcción  del nuevo edificio de emergencias provoca que haya que despejar sitios, mover tierras y reubicar servicios”, cita un comunicado de prensa emitido por el Hospital San Carlos.

El centro, también alega que la fundación no tiene vínculos con el área de salud propiamente y que es dependencia del Ministerio de Educación que es el que financia, en parte, el programa.

Aluden a un informe de auditoría interna que sugiere usar el espacio utilizado por la fundación, para servicios clínicos.

“No nos vamos a ir”

La Directora de la Fundación, Shirley Pereira explicó que la situación los toma por sorpresa y aseguró que no dejarán esas instalaciones.

“No vamos a irnos, estamos en un Estado de Derecho y nos acogemos a la costumbre. Ya estamos por presentar un recurso de amparo pero no nos vamos a ir”, dijo Pereira.

La directora afirmó que los 600 pacientes que atienden podrían quedarse sin el servicio y deben salir.

Explicó que sólo necesitan 8 meses pues en ese tiempo ya estará construido el nuevo edificio en el que trabajarán y se construirá contiguo al hospital.

Comentarios
Compartir
Periodista con más de 20 años de experiencia. Graduada de la Universidad Latina. Trabajó en medios como TVN Canal 14, Al Día, Radio Columbia, Repretel y Canal 9. Socio fundadora y directora de San Carlos Digital.