La obra tuvo un costo de $1.5 millones. Foto cortesía.

Estudiar en aulas pequeñas y usar el salón comunal como comedor, quedó atrás para los 90 estudiantes del Licero Rural de Venado.

Los jóvenes, profesores y comunidad en general celebran las nuevas instalaciones del centro educativo que fue entregado en junio anterior.

La nueva infraestructura tiene 6 modernas aulas, oficinas administrativas, un comedor, sala de profesores, baterías de sanitarios, gimnasio con camerinos para mujeres y hombres, una bodega, sala de concerje y espacio para una soda.

«Esto es otro nivel, porque en las instalaciones anteriores estábamos hacinados, cada quien tenía su espacio pero eran muy pequeños. Además que cuando habían grupos con espacios libres, había estar vigilándolos para que no hicieran escándalo e interrumpieran a los que estaban en clases. Ahora tenemos un espacio enorme que permite que los estudiantes puedan convivir de manera más cómoda», explicó Jorge Vega, director de la institución.

La obra tuvo un costo de $1.5 millones de dólares, dinero que se obtuvo por medio de un fideicomiso con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del Banco Nacional de Costa Rica.

En la institución trabajan 5 docentes que imparten las materias básicas más inglés.

Además de la infraestructura, los estudiantes y personal docente estrenan mesas, sillas, escritorios, equipamientos para el comedor y 15 cámaras de seguridad.

Comentarios