Foto: BioBioChile

Hace 6 meses y tras ver una fotografía en Facebook, David Fernández encontró una perrita que sobrevivía en lamentables condiciones en un basurero, cerca de un río en Chile.

El joven se dirigió al sector del río encontrándose con un escenario peor de lo que imaginaba.

“Estaba llena de sarna, heridas, llagas, conjuntivitis… y peores cosas. Tenía una fractura en su patita izquierda trasera”, contó David al sitio chileno BioBioChile.

Según el joven, el lugar estaba repleto de perros desnutridos y las crías de Begoña (el nombre de la perra), quien habría parido hace poco, estaban descuartizadas.

“Fue terrible ver tanta miseria, tanta hambre, ver todos los perros desnutridos. Sus hijos no tenían patitas. La cara de dolor que mostraban daba a entender que no habían tenido una muerte natural, era sufrida. Se nota que alguien lo hizo”, dijo a BioBio.

De ese entorno hostil, Fernández extrajo a la perrita que no opuso resistencia al rescate.

Foto: BioBioChile

“La mirada que tenía era como de ‘por fin llegaste’. Pedí un Uber para llevarla a la clínica, pensé que no iba a llegar pero el chofer me ayudó y la llevó en su auto a pesar del olor que tenía. Me atrevería a decir que ella se sintió totalmente acogida. Jamás puso resistencia: se dejó manipular, no se movió, no quiso morder. Como que ella sabía que iba a recuperarse”, contó.

La recuperación no fue fácil. Sin embargo, un matrimonio venezolano radicado en Chile, le ofreció un hogar temporal y ayudar con los tratamientos.

“Los primeros tres meses nos centramos en combatir su sarna con medicamentos, alimento especial, vitaminas y baños sanitarios”, señaló.

Si bien el primer diagnóstico del veterinario fue que ella perdería su pata puesto que al menos llevaría ocho años fracturada, al cuarto mes desde el rescate logró operarse en una intervención que se extendió por dos horas.

“Fue una guerrera y logró salir adelante. Hoy puede caminar -antes tenía su patita flectada todo el tiempo-. También puede sentarse para hacer ‘sus necesidades’, juega, corre, es un amor”, expresó.

De la misera a la adopción

Foto: BioBioChile

Tras seis meses de cuidados, Begoña está lista para ser adoptada por una familia. David relata que darla en adopción es romper 10 años de hambre, maltrato, humillación, golpes y tantas cosas que sufren los animalitos hoy en Chile.

En su campaña por encontrar personas que quieran adoptarla, David consiguió que figuras de la televisión chilena le ayuden a difundir la historia de Begoña.

No es la primera vez que este joven chileno ayuda a un animal en estas condiciones. Desde hace una década David se dedica, de distintas formas, a ayudar a perros y gatos abandonados y/o callejeros. Actualmente tiene una página en Facebook en donde publica la historia de sus animales rescatados, su recuperación y vías para hacer donaciones.

“Begoña es uno de tantos animalitos que he logrado recuperar. Me gusta rescatar perros así, con ese nivel de daño. Es una satisfacción tan grande: ver como los recogiste y ver cómo lo das en adopción, es como muy gratificante ese cambio”, finalizó.

Información de: BioBioChile

Comentarios