Los comerciantes reportan una caída de hasta 50% en las ventas. Foto: SCD
-Publicidad-

La situación es compleja. El comercio cae producto de la situación que atraviesa el país por el COVID-19 y el cantón no se escapa a ello.

Las calles de Ciudad Quesada están vacías. Dichosamente las personas acatan las disposiciones del Ministerio de Salud y se quedan en casa pero, afuera hay otra cara y muy triste: la del comercio.

En la última semana, luego de que las autoridades revelaran el primer caso confirmado del virus en el cantón, las ventas cayeron estrepitosamente para todos los sectores comerciales.

Restaurantes, tiendas, zapaterías, carnicerías, tramos y más, reportan hasta un 50% menos de ventas, principalmente en los últimos días, cuando la población acató las disposiciones del Ministerio de Salud.

«Ahora todos los sectores estamos viéndola feo, el comercio está caído, la gente que hace teletrabajo pues ya no come en zonas y entonces es una cadena que amarra a todos», dijo Marco Solís, Presidente de la Cámara de Comercio.

Los comerciantes aplican normas de sobrevivencia mientras pasa la crisis y la emergencia. La afectación es en todo el país y los locales aún viven de lo poco que hay.

«Las ventas se me han bajado como un 50% pero gracias a Dios, todavía hay gente. Yo pienso que lo más duro va a ser del 20 de marzo para allá pero díay, encomendarnos a Dios y seguirla pulseando», narró Maiko Arias, propietario de La Fortuna PUB, en La Fortuna.

El sector turismo es el más golpeado. Antes de la orden del cierre de fronteras, las cancelaciones en todas las actividades sumaban 90%.

La situación empeorará para esta industria a raíz de la no llegada de extranjeros al país.

Comentarios