Tener finanzas personales sanas genera estabilidad económica, aspecto que define buena parte de su tranquilidad presente y su seguridad futura.

A continuación, conozca los temas más importantes que se deben manejar respecto a finanzas personales:

1. Ingresos, presupuesto y ahorro

Empiece por definir el estado de sus finanzas personales identificando el monto de sus ingresos, enlistando sus obligaciones financieras (tanto gastos fijos del hogar, desembolsos por deudas o gastos inesperados como cantidades asignadas al ahorro) y elaborando un presupuesto. Este balance entre lo que se gana y lo que se ahorra y gasta es importante porque evitará que se incurra en deudas que a la larga resulten caras o en el peor de los casos, no se logren asumir, poniendo en riesgo incluso su patromonio.

Lo primordial es que sus gastos no superen en ningún momento sus ingresos y que se respeten los montos para el ahorro, pues son estos los que le llevarán a crear un patrimonio y generar cierto nivel de holgura en momentos de emergencias económicas. Su ahorro debe ser dividido en metas a corto, mediano y largo plazo. Por ejemplo, tener un fondo para imprevistos, otro para  vacaciones, comprar un auto o una casa; y principalmente, uno para planear su retiro.

2. Créditos y tasas de interés

Habrá bienes de alto costo cuya adquisición no se logren financiar en una sola exhibición, como es el caso de la compra de una casa. En cualquier caso, es importante que conozca la naturaleza del crédito (ya sea hipotecario, personal, automotriz o de tarjeta de crédito) para que se pueda sopesar sus ventajas y desventajas de acuerdo con la necesidad que va a subsanar, la tasa de interés que cobrará y la relación costo-beneficio que marquen las expectativas inflacionarias. Al incurrir en un crédito, es importante que se tome en cuenta su perspectiva laboral y la estabilidad de sus ingresos, pero también que consideres los costos finales debido a las tasas de interés, pues si no se eligen fijas, estarán a merced de la volatilidad de los mercados de dinero.

3. Tipos de inversiones y diversificación

Lo importante es que recurra a un asesor financiero que lo oriente sobre la mejor manera de diversificar tu inversión, para obtener los mejores rendimientos y enfrentar los menores riesgos. Este equilibrio dependerá de su situación financiera, sus metas a futuro y su edad. Recuerde que entre más pronto empiece a ahorrar y a invertir más crecerá su dinero, pues se irán acumulando los rendimientos y estos a su vez, empezarán a reproducirse.

4. Seguros y riesgos

En la vida, todos estamos expuestos a riesgos e imponderables, desde un accidente de tráfico o una enfermedad hasta la pérdida del ingreso familiar por fallecimiento de uno de los pilares financieros. Hay distintos seguros que ayudan a enfrentar diferentes situaciones que pongan en riesgo su equilibrio económico. Considere los seguros de vida, de gastos médicos, de hogar y de automóvil, y como necesario uno de retiro cuyas primas se trabajen como inversión. La importancia de la previsión radica en que se cuente con un respaldo financiero en caso de una emergencia para que esta no afecte su patrimonio. Los seguros no solo le protegen individualmente, sino son instrumentos que benefician a su familia  o a los beneficiarios, que involuntariamente pudiera afectar.

5. Planeación para el retiro

Muy pocos ticos ahorran para el futuro, cuando debe ser una de las metas principales al poner en orden las finanzas personales. Más allá de lo que se esté ahorrando e invirtiendo, considere la necesidad de hacer aportaciones voluntarias que le garanticen, tras la jubilación, un nivel de ingresos similar al que tenga mientras aún labora.

Consejos útiles

Para que ponga orden a sus finanzas y se administre efectivamente gastos y ahorros, dedique atención a estos consejos:

  1. Maneje una agenda financiera que le indique cuándo debe pagar impuestos y hacer declaraciones fiscales. Incumplir alguna de estas fechas puede salir caro.
  2. Analice sus cuentas de ahorro, inversiones y planes de crédito para que determine cuáles le pagan más rendimientos o cuestan más por intereses. De las primeras, destine más dinero a las que más le beneficien; de los segundos, pague lo antes posible los que sean más onerosos.
  3. Elabore un presupuesto y cúmplalo. Como ya dijimos, lo esencial es que no se gaste más de lo que gana, y eso solo lo logrará si tienes claro cuáles son sus obligaciones fijas (incluido ahorro) y cómo se está administrando su dinero.
  4. Si descubre que está gastando de más sin darse cuenta, considere usar solo efectivo. La manera más fácil de caer en tentaciones de gasto es sacando su tarjeta de débito o crédito para hacer compras, lo que le lleva a un descontrol de saldos.
  5. Anote todo lo que gaste durante el día (para esto son muy útiles las aplicaciones móviles de gestión de finanzas personales) y por la noche tómese un momento para analizar cuál fue el destino de su dinero. Es la manera más eficaz de identificar inmediatamente un problema de fuga de fondos y corregirlo.
  6. Asigne porcentajes a cada renglón de su presupuesto. Por ejemplo, destine el 20% de sus ingresos a ahorro para imprevistos, pagar deudas o incrementar su fondo para el retiro y otro 30% a entretenimiento. Así será más fácil que cumplas sus metas.
  7. Establezca metas financieras específicas. Si define una fecha para alcanzar un objetivo, ya sea ahorrar para comprar un televisor o terminar de pagar una deuda, usted se enfocará  mejor y lo verá, literalmente, cada vez más cerca.

Su tranquilidad actual y tu seguridad futura, así como las de tu familia, dependen de que forme un patrimonio basado en la disciplina en sus gastos y el ahorro. 

Si desea mayor asesoría sobre este tema puede contactar a la Lic. Éricka Rojas, contadora y consultora de PYMES de AYCON Empresarial, al teléfono 8924 1559 o al correo erojas@ayconempresarial.com

Comentarios