La nueva carrera de los promotores del Centro de Valor Agregado para la Zona Norte ahora incluye encontrar la propiedad adecuada para construirlo. Cortesía

Un balde de agua fría cayó sobre el sector productivo de la Zona Norte este martes.

A solo minutos de la votación del proyecto de ley 21.671, que autoriza al INS a donar 1300 milones de colones para la construcción del Centro de Valor Agregado, el Poder Ejecutivo desconvocó el expediente.

Esto, tras la oposición de la legisladora liberacionista Silvia Hernández, quien hizo la petición al Ejecutivo. De hecho, la posición de Hernández fue la que impidió que el lunes, el proyecto se votara el primer debate.

15 minutos después, mediante decreto el Ejecutivo convocó de nuevo el expediente pero, ahora deberá esperarse una semana, para votarlo.

«Fue un golpe bajo porque teníamos los votos para aprobarlo este martes y lo consideré yo como una traición del Ejecutivo a la Zona Norte y para este servidor que representa el gobierno porque teníamos los votos», dijo Luis Ramón Carranza, diputado oficialista.

Luego, mediante su cuenta en Twitter, el diputado añadió: «lo que pase con ese proyecto será responsabilidad del Presidente de la República».

Otra que reclamó al Gobierno por la desatención a la Zona Norte, fue la diputada María Inés Solís quien indicó: «El PAC no entiende las prioridades, más opciones de invertir y producir».

Reacción en Zona Norte

El tema preocupa al sector productivo en la Zona Norte. El CVA es uno de los proyectos más importantes para fortalecer el sector agro pues permitiría industrializar productos y por supuesto, darles valor agregado.

Como si se tratara de un juego, el Ejecutivo apagó esperanzas y luego dio una nueva luz pero, quedan todas las dudas del apoyo del Gobierno al proyecto.

«Este es uno de los proyectos concretos para la reactivación de la Región Huertar Norte en momentos de crisis y cuando más urge que se avance pasa esto. En la Agencia daremos seguimiento inmediato al tema para impulsar lo antes posible la continuidad del proyecto», dijo Carolina Hernández, Directora Ejecutiva de la Agencia para el Desarrollo.

El CVA fue una propuesta del exmandatario Luis Guillermo Solís que luego, acogió Carlos Alvarado.

Los fondos provienen de las gananacias del INS. En setiembre anterior, se conoció que el INS estaba imposibilitado para donar, directamente esos fondos. Incluso desde 2017 la idea inicial incluyó el aporte del INS, INDER y el TEC.

La Superintendencia General de Seguros negó al INS la posibilidad de dotar de los recursos necesarios para la construcción de este centro.

El dinero iba a estar en manos del CNP para la ejecución del proyecto. De ahí que debe aprobarse una ley para que, esos dineros puedan trasladarse de una entidad a otra y garantizar el proyecto.

La planta tendría las facilidades tecnológicas y la asistencia profesional necesarias para desarrollar nuevos productos y para mejorar las condiciones de productos ya existentes con el fin de aumentar su valor, y se reforzaría con la experiencia de proyectos desarrollados en Canadá y México.

La planta de tecnología de agregación de valor procesaría productos en tres categorías; la primera para frutas,vegetales, cereales (troceados, pulpa, panadería); otra categoría para lácteos(bebidas, quesos, lácteos en general) y la tercera, para carnes (embutidos y enlatados).

El equipamiento estaría a cargo del INDER por otros mil millones de colones y el TEC aportaría la propiedad para la construcción.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios