Flores de Santa Lucía, la historia detrás del agüizote

Las Flores de Santa Lucía crecen en sitios altos de bajas temperaturas. Foto: Internet
-Publicidad-

No hay estudio científico que garantice su efectividad, pero es una de las creencias más fuertes de los costarricenses cada inicio de año.

Las Flores de Santa Lucía, crecen solo en enero, por eso para estas fechas es común ver repastos que se tornan morados.

La creencia es tradición desde hace muchos años, inició cuando nuestros abuelos empezaron a regalar flores de Santa Lucía a sus seres queridos que debían colocarse en los monederos para tener prosperidad económica en el nuevo año.

Además, cuenta la historia que realizaban una fiesta para celebrar la fecha.

Aparte de las comidas y bebidas organizaban el baile de Santa Lucía en el que solo participaban niños, de los cuales elegían a uno y  le vendaban los ojos, con lo que se suponía que tenía contacto con la santa, a quien se invoca desde hace siglos para contrarrestar problemas de la vista.

Curiosamente, la sabiduría popular afirma que hervir Santa Lucía ayuda a combatir los problemas de los ojos, como la conjuntivitis.

Un estudio de la Universidad de Costa Rica en 2017 dejó en evidencia que 86 e cada 100 ticos conocen sobre esta tradición y que al menos la mitad, aún la practica.

Las flores de Santa Lucía son, según los creyentes, el símbolo de prosperidad y armonía durante el nuevo año.

 

Comentarios