La ciudad que no durmió

Pasadas las 11 de la noche los Toros del Norte llegaron a Ciudad Quesada. / Foto: Francella Campos

No era un sábado cualquiera en las calles de Ciudad Quesada, a las 9:30 de la mañana, las camisas rojas y azules ya se dejaban ver por los pasillos del Mercado Municipal.

Era la final nacional de la Liga de Ascenso y el rostro de los sancarleños mostraba una sonrisa un poco nerviosa pero manteniendo la ilusión de que por la noche estarían celebrando junto a la planilla del cuadro norteño.

A falta de 30 minutos para que el árbitro Hugo Cruz diera el pitazo inicial, las calles quedaron vacías, la concentración de aficionados en casa con amigos y familiares era una verdadera fiesta.

Llegó el momento, Cruz dio inicio al encuentro más importante del campeonato y todo empezaba a marchar conforme lo imaginaron muchos aficionados durante la semana.

Los Toros con dominio de juego y se generaban acciones en los linderos del área rival, sin embargo, los jicaraleños empezaban a mostrar lo suyo y tocaron la puerta del arquero Jason Vega en 4 ocasiones, en 3 de ellas Vega fue determinante para mantener el marcador en cero.

Al minuto 40 caería un balde de agua fría que se reflejó en un silencio absoluto en los alrededores del Barrio San Martín, el Huracán de la Península de la mano de Brayan Jiménez anotaba el primer tanto del encuentro y ponía en jaque aquella ilusión de ver a Los Toros nuevamente en primera.

En Redes Sociales los comentarios entre la afición sancarleña eran los de mantener la calma y la esperanza intacta.

Al minuto 60 de la etapa complementaria Bryan Solórzano anotó el empate y nuevamente el sueño de volver a la máxima categoría se despertaba.

Afición norteña celebra el gol del empate por Bryan Solórzano / Foto Kendall Rojas

En los tiempos extra la lluvia tomó protagonismo sobre la grama del estadio jicaraleño, pero en el pensamiento de ambas aficiones estaban ya los penales, hasta que al minuto 114 un cabezazo de Juan Vicente Solís levantó en júbilo a 178 mil almas del cantón más grande del país.

La fiesta estaba por iniciar

Desde las 6 de la tarde, familias enteras empezaron a caminar hacia el parque de Ciudad Quesada con una sonrisa de oreja a oreja.

 

Los vendedores de gorras, camisetas y cornetas se hacían presentes, nadie quería perderse de la fiesta y de paso hacer su agosto.

Maikol Vega (rojo) directivo de la ADSC, se saluda con Frank Carrillo (azul) Director Deportivo de la institución / Foto: Francella Campos

Con música, juego de pólvora, tambores y demás, la noche empezó a avanzar y en la cabeza de cada sancarleño solo había una frase: ¡Hoy no dormimos!

Pasadas las 11 p.m. la música se detuvo y se escuchaba aquella voz que avisaba al pueblo que los campeones estaban ingresando al centro de la ciudad.

Los Toros del Norte ya estaban en casa y venían acompañados por una gran caravana de vehículos que los escoltó desde Zarcero.

Jugadores y afición se convirtieron en uno solo, era una sola familia celebrando el boleto hacia la Primera División.

Saborío
Álvaro Saborío extiende su mano para celebrar junto a los aficionados. / Foto: Francella Campos

Aquella amarga y sufrida tarde del 16 de abril de 2017 en Pérez Zeledón, quedó en el olvido.

¡Los Toros nuevamente son de Primera!

Comentarios
Diseñador Gráfico, Fotógrafo. Socio director de San Carlos Digital.