La pasión por el voluntariado en la historia de una sancarleña que suma 11 años en la Cruz Roja

Evelyn tiene 35 años, 11 de ellos como voluntaria de la Cruz Roja. Foto cortesía

Cada 5 de diciembre el mundo celebra el Día Internacional del Voluntariado por decreto de la Asamblea General de Naciones Unidas.

En la Zona Norte, la Cruz Roja cuenta con 400 voluntarios en todos sus comités, una de ellas es Evelyn Vargas Rojas quien llegó al Comité de Ciudad Quesada hace 11 años y desde entonces dice se enamoró de la aventura del voluntariado.

La labor voluntaria que hacían sus compañeros de trabajo terminaron de inspirar a esta vecina de florencia a entrar en una de las labores más nobles en el mundo.

“Tengo familiares que habían estado en la Cruz Roja en Zarcero y San Ramón y ver el trabajo que hacían mis compañeros de la Municipalidad hizo que me decidiera a entrar”, dijo Evelyn.

El voluntariado no es sencillo, requiere de vocación, sacrificio y responsabilidad. Evelyn estaba segura de que era capaz, así inició su travesía con cursos básicos y apoyo en actividades y emergencias.

Su primera prueba fue el trágico terremoto de Cinchona en 2009. Relata que escuchar a una familia afectada por el seísmo fue una las experiencias más difíciles que ha vivido hasta hoy.

“Ver a una familia reencontrarse tras la tragedia y escucharlos decir que aunque habían perdido gracias a Dios estaban juntos, eso lo marca a uno”, describió.

Los momentos difíciles no se quedan ahí, cuenta que una vez le tocó atender a un pequeño de 1 año y 8 meses con quemaduras graves, la impotencia de estar lejos del centro médico más cercano y ver que la posibilidad de vida del bebé se reducía con el pasar de los minutos fueron momentos muy difíciles. Afortunadamente el niño sobrevivió y hoy es un ejemplo de lucha.

Hoy esta sancarleña de 35 años es parte del Consejo Nacional de la Cruz Roja, su desempeño en la labor humanitaria le permitió viajar a Turquía, a la Asamblea General de la Federación Internacional, el Foro de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (RC2) y el Consejo de Delegados del Movimiento.

“Este año también estuve en Suecia, en la primer reunión de la Red Mundial de Mujeres Altas Dirigentes de la Cruz Roja y Media Luna Roja, éramos de 23 países, de América íbamos Canadá, Estados Unidos, Brasil, una del Caribe y yo de Costa Rica”, contó.

Evelyn Rojas llegó al Comité de Ciudad Quesada hace 11 años Foto cortesía.

Evelyn asegura que aunque en esas etapas disfruta y crece tanto personal como profesionalmente, las sonrisas de los niños, de los adultos mayores, de las personas afectadas al poder llegar una a darle un abrazo, una luz de esperanza en los momentos más difíciles, son lo que mejor guarda en su corazón.

“Compartir con personas de muchos países que tienen el mismo sentimiento, de movilizar el poder de la humanidad en favor de los más desfavorecidos, sin importar, país, color, nacionalidad ni ninguna condición. El ser voluntario es un honor”, concluyó.

Comentarios