A sus 69 años, doña María Araya carga no solo su asma y artritis. Carga además con solo una pensión de 82 mil colones y muchas necesidades no solo económicas. Cortesía

A sus 69 años, doña María Araya carga no solo su asma y artritis. Carga además con solo una pensión de 82 mil colones y muchas necesidades no solo económicas.

Tener una casa propia, un techo digno era uno de sus mayores anhelos. Dejar atrás paredes descubiertas, goteras y un piso de tierra era algo con lo que soñaba pero no esperaba ver cumplir.

Pero ella no contaba con algo: solidaridad. De esta forma su vida cambió y el sueño de hizo realidad en Los Ángeles de Pital.

Un proyecto social que conforman Coocique, Coopelesca, el Club de Leones, IMAS y el BANHVI, permitió levantarle una casa propia a doña María.

Así terminaron los días de frío, lluvia dentro de la casa para esta adulta mayor.

“En Coocique, nuestra satisfacción se basa en saber que contribuimos solidariamente con la entrega de un hogar digno a familias de muy escasos recursos, haciendo realidad un anhelo y una necesidad, mediante el compromiso y trabajo en equipo que se realiza diariamente dentro de la Cooperativa” señaló Daniel Mora, Gerente General de Coocique.

El nuevo hogar de doña María, tiene sala, cocina, un dormitorio, comedor, un baño adaptado a su condición de adulta mayor, cuarto de lavado y detalles en cerámica.

Tuvo un costo de 10 millones de colones.

“Sí se puede creer en la solidaridad”, dijo doña María al abrir la puerta de su nueva casa.

Comentarios