LGS: Retrato en medio de cuestiomanientos

En medio de cuestionamientos relacionados con el ‘hueco fiscal’ heredado a la actual administración y del caso de corrupción conocido como ‘El Cementazo’, el expresidente Luis Guillermo Solís develó el jueves su retrato en el Salón de Expresidentes y Expresidenta de la Asamblea Legislativa.

Esta misma semana, la Comisión de Ingreso y Gasto Público solicitó investigar penalmente al expresidente Solís y al exvicepresidente y exministro de hacienda, Helio Fallas, por el manejo del presupuesto nacional durante su administración que desembocó en un faltante fiscal de más de ¢900.000 millones.

El informe fue aprobado por ocho de los nueve miembros de la comisión legislativa, votó en contra únicamente la diputada oficialista Paola Vega.

También en esta semana, la exdirectiva del Banco de Costa Rica (BCR), Mónica Segnini, compareció ante diputados por el caso del ‘cementazo’ y sentenció que fue presionada y perseguida por denunciar el caso. Segnini aseguró que gran parte de las presiones vinieron directamente desde Casa Presidencial, señalando al entonces Presidente Solís por interceder ante la Junta Directica del BCR en momentos donde se denunciaban irregularidades en torno al crédito otorgado al empresario Juan Carlos Bolaños, quien al día de hoy continúa en prisión preventiva.

“Creo que hay responsabilidad política. Casa Presidencial era el superior de la banca pública, tan es así que toma la decisión de nombrar y destituir directivos, y siento que no fue responsable en el manejo de la situación que se estaba dando”, indicó la exdirectiva.

Estos dos casos y diferencias con la primera administración del PAC, animaron a los diputados de oposición a no asistir a la develación del retrato del exmandatario. El jefe de fracción liberacionista, Carlos Ricardo Benavides, fue el primero en indicar que su bancada no se haría presente en la ceremonia.

“Realmente creo que Luis Guillermo Solís  fue un presidente que tuvo un enorme desacierto con el PLN y sobre todo con doña Laura Chinchilla, señaló a ese gobierno con gran injusticia, desde sus primeros 100 días mostrando una serie de denuncias sin fundamento que después fueron desestimadas. Yo no tengo ningún ánimo de asistir a ese acto”, sentenció Benavides.

Por su parte, Jonathan Prendas, coordinador de los diputados independientes afines a Fabricio Alvarado, agregó que Solís tomó pésimas decisiones durante su administración y que por su bloque de diputados tampoco participaría en la sesión.

En un comunicado de prensa, el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) explicó que sus diputados no asistirían al evento debido a que “no se pueden pasar por alto por los actos de corrupción y despilfarro de recursos públicos de la administración Solís Rivera que mantienen hoy al país y la economía de los costarricenses sumidos en una situación crítica”, según se lee en el comunicado.

Sin embargo la decisión de los partidos opositores de no asistir a la sesión fue rechazada por el diputado del Frente Amplio, José María Villalta, quien calificó de hipócritas y con intenciones partidarias a los demás diputados de oposición.

“Imaginen si hubiéramos aplicado eso cuando se develaron retratos de otros expresidentes de aciaga memoria, estaría vacío ese Salón de Expresidentes”, aseguró Villalta en el plenario legislativo.

La fracción oficialista del Partido Acción Ciudadana sí participó en la actividad. Por su parte, el expresidente Solís, quien además ayer cumplió 61 años, afirmó que intencionalmente se trató de afectar la develación de su retrato.

“Creo que mucho de lo que ha ocurrido esta semana no es accidental, si dijera que sí, estaría mintiendo”, indicó Solís en conferencia de prensa desde la sede del PAC en San Pedro de Montes de Oca.

Comentarios