Marco Madrigal, el guardián inamovible de los Toros

De pronto, se convirtió en uno de los referentes de la Asociación Deportiva San Carlos. La experiencia de Marco Madrigal lo llevó a la titularidad de la mano del sacrificio y el trabajo. Es la seguridad plena debajo de los tres palos y el que sorprende partido a partido.

Su contratación se anunció el 9 de julio de 2018. Con ello, se sabía de una lucha fuerte por hacerse con la titularidad, pues al frente tenía al experimentado Alfonso Quesada y a un joven Jason Quesada que venía de ser el héroe en la segunda división.

Marco Madrigal lo tomó con seriedad, esfuerzo y mucho trabajo. Frutos que desde la tercera fecha de la fase regular del Torneo, lo convirtieron en el guardián inamovible bajo los 3 tubos de los Toros del Norte.

“Todo esto es gracias al trabajo diario, al trabajo leal y profesional con mis compañeros, nunca tuvimos malentendidos entre nosotros y entonces eso valió mucho”, dijo el guardameta.

Su buen trabajo se refleja en números. Recibió 25 anotaciones en 20 jornadas, un promedio de 1.25 goles por partido, según las estadísticas de UNAFUT.

Sus intervenciones marcaron el rumbo de algunos encuentros, como es el caso de la jornada 8 que casualmente fue ante Liga Deportiva Alajuelense.

El portero sancarleño se hizo grande al decirle ¡No! al goleador manudo Jonathan McDonald a quien le detuvo un  penal y posteriormente evitó en algunas ocasiones más la anotación eriza.

“Yo de vez en cuando entre semana trabajo un poco los penales, me gustan y me llenan de mucha adrenalina, por dicha ayudé al equipo a detener 3 en este torneo”, expresó.

Madrigal le detuvo, una vez más, un penal a Jonathan McDonald.

La noche de este miércoles, en el segundo partido de la fase semifinal, Madrigal de nuevo le ahogó el grito de gol a McDonald desde los 11 pasos. Su parada le dio un segundo aire al cuadro sancarleño para conseguir el empate y obligar ir a la tanda de penales.

Tanda en la que de nuevo Madrigal volvió a tapar un penal, esta vez al jugador Kenner Gutiérrez, pero eso no alcanzó para sellar el boleto a la final.

El guardavallas agradeció el cariño y apoyo que recibió de la afición sancarleña, pues reconoce que al principio fue difícil por la titularidad de Jason Quesada.

“De verdad yo les agradezco por ese apoyo, al inicio me costó mucho porque todos querían Jason por ser del pueblo y por el gran trabajo que hizo en segunda, gracias a él creo que el equipo está donde está, pero me fui ganando de a poquito el cariño de todos y lo demostré en la mayoría del torneo, que podían confiar en mí porque estaba para grandes cosas” finalizó.

A Madrigal le restan 6 meses de contrato con el club por lo que le veremos defendiendo los colores azul y rojo hasta junio de 2019.

Comentarios