A partir de 2019, el Ministerio de Educación Pública (MEP) dejará en el olvido las Pruebas Nacionales de Bachillerato y adoptará un sistema de evaluación integral denominado Fortalecimiento de Aprendizajes para la Renovación de Oportunidades (FARO) en Primaria y Secundaria.

Las Pruebas Nacionales FARO miden el dominio de habilidades, lo cual supera el modelo empleado por Bachillerato en el que se buscaba determinar si un estudiante tenía o no un conocimiento específico.

Además, alinea el sistema de evaluación con los programas de estudio aprobados por el Consejo Superior de Educación. También permitirá obtener información sobre los procesos de aprendizaje en el aula, las áreas de mejora de cada estudiante y centro educativo y fijar las acciones necesarias para realizar correcciones.

Por último, FARO estará libres de la famosa ‘curva’, una práctica que consistía en otorgar puntos a todos los estudiantes para elevar la promoción a nivel nacional. Ese elemento funcionaba como un sesgo a la hora de analizar los resultados de los estudiantes de secundaria en el país.

FARO evaluará las asignaturas de Matemáticas, Español, Ciencias y Estudios Sociales tanto en Primaria como en Secundaria.
En el caso de secundaria, en Ciencias se medirán habilidades de Química, Física y Biología en una misma prueba.

Las Pruebas Nacionales FARO para Primaria se harán en quinto año. Mientras que en Secundaria será en décimo año para colegios académicos y en undécimo para colegios técnicos profesionales. Cada prueba tendrá un valor del 40%.

El promedio final de cada estudiante estará conformado por el 40% de las Pruebas
Nacionales FARO más el promedio de calificaciones de todas las asignaturas de sexto año (escuela), undécimo año (colegios académicos) y duodécimo año (colegios técnicos profesionales).

Si un estudiante no obtuvo el rendimiento esperado en las Pruebas Nacionales FARO,
puede repetir la asignatura el año siguiente. Por ejemplo, un estudiante cursa quinto año (Primaria), hizo las Pruebas Nacionales FARO, en todas las materias tuvo porcentajes mayores a 30%, excepto en Ciencias donde sacó un 19%.

¿Qué puede hacer el estudiante?
Puede repetir la prueba en sexto año para elevar su nota y obtener un mejor promedio final. Lo mismo aplica en secundaria.

Lengua extranjera
En Inglés, Francés o Italiano –los idiomas impartidos por el MEP en diferentes colegios se hará una prueba de dominio lingüístico para determinar el nivel de cada estudiante.

En esas evaluaciones el estudiante no aprueba o reprueba, solo obtiene una indicador de su nivel, según el idioma seleccionado.

Transición
Las Pruebas Nacionales FARO se aplicarán a partir de 2019. Sin embargo, hay varios
escenarios de transición:

Primaria: Se aplicará un plan piloto en sexto año, es decir, se seleccionará una muestra de centros educativos para evaluarlos. Además, será incorporada en Español una parte de composición (Redacción).

En 2019, las Pruebas Nacionales FARO no tendrán valor en el promedio final para los sextos años seleccionados en la muestra. En 2020 se realizará FARO a todos los quintos años del país por primera vez.

Secundaria académica: En 2019 los estudiantes de undécimo año harán Bachillerato tradicional bajo el esquema del 2018 (40% examen + 60% nota de presentación).

Los estudiantes que cursan décimo en la actualidad harán las Pruebas Nacionales FARO.

Secundaria técnica: En 2019 los estudiantes que cursan duodécimo en colegios técnicos profesionales harán Bachillerato tradicional bajo el esquema del 2018 (40% examen + 60% nota de presentación).
Los estudiantes que están en undécimo en colegios técnicos profesionales harán FARO este año.

Generación 2018: Los estudiantes que aún tienen pendientes la aprobación de pruebas de Bachillerato podrán presentarse a las convocatorias establecidas en el Calendario Escolar.

Rezagados hasta el 2017: para alcanzar su bachillerato deberán realizar sus pruebas en la Educación Abierta.

Todo lo que debe saber de FARO

  • Se impulsa un cambio, se pasa de un modelo de medición de contenidos, a un modelo de evaluación de habilidades.
  • Permite alinear los procesos evaluativos con los programas de estudio vigentes.
  • Brindan información sobre los procesos de aprendizajes desarrollados en el aula.
  • Los resultados de la evaluación permiten generar informes para realizar planes de mejora en el centro educativo y en los distintos niveles del MEP y viceversa.

Son pruebas que aportan un valor para la promoción al asegurar:

  1. Resultados que permiten tener un diagnóstico sin sesgo.
  2. Respetabilidad y apreciación social de las pruebas.
  3. Seguimiento y control del currículo.
  4. La promoción se define a nivel central del MEP, para prevenir posibles inequidades en el sistema educativo.

Características

  1. Censales y obligatorias.
  2. Se brinda un informe del nivel de habilidad de cada uno los estudiantes en cada una de las asignaturas evaluadas. Además, de un informe por centro educativo, región educativa y nacional.
  3. Se le brinda al estudiantado los apoyos educativos requeridos.
Comentarios