Meriendas para niños en vacaciones

-Publicidad-

Como padres ayudamos a nuestros niños a gozar de vidas sanas cada día, el seleccionar alimentos nutritivos para que se alimenten a diario es una manera importante de contribuir en la salud de los pequeños, por esta razón no debemos olvidarnos de las meriendas durante las vacaciones.

La merienda no debe ser excesiva, para que el niño no pierda el apetito a la hora del almuerzo o la cena, pero debe ser lo suficiente para asegurar una alimentación adecuada. Es importante tener en cuenta que no debe reemplazar ni el desayuno, ni el almuerzo o la cena. Debe cubrir un 10% de las necesidades nutricionales diarias y los alimentos elegidos deben ser de fácil digestión, como cereales, frutas o lácteos.

Una merienda saludable se caracterizarse por tener variedad de alimentos y en cantidades moderadas. Entre los errores más comunes a la hora de la merienda está en servirles alimentos procesados, cargados de azúcares, grasas y sal, como lo son galletas rellenas, repostería, dulces, jugos concentrados.

A continuación proponemos opciones de meriendas saludables para nuestros hijos:

Opción 1: ½ taza de frutas picada y 1 cucharadita de miel de abeja.
Opción 2: ½ taza de yogurt y 3 cucharadas de granola.
Opción 3: ½ taza de leche y una galleta tipo maría.
Opción 4: ½ taza de jugo de fruta natural (con poca azúcar) y un gallito de queso blanco con tortilla de maíz.
Opción 5: 1 emparedado de queso blanco.

Recuerde ser creativo y variar los alimentos para que los niños no se cansen de comer siempre lo mismo.

Comentarios