El cuerpo no es adicto al azúcar y tampoco pide azúcar, normalmente es algo mental, que nosotros mismos queremos creer eso. Tampoco es cierto que necesito azúcar para que pasar el día. Imagen con fines ilustrativos

El cuerpo no es adicto al azúcar y tampoco pide azúcar, normalmente es algo mental, que nosotros mismos queremos creer eso. Tampoco es cierto que necesito azúcar para que pasar el día.

En realidad cuando consumimos carbohidratos, el que sea, vamos a aportarle azúcar al cuerpo, sin embargo hay diferentes tipos de carbohidratos los cuales van a tener un efecto diferente en el cuerpo.

El que no es NECESARIO (sin embargo en cantidades controladas tampoco es dañino), es el azúcar de mesa, no es cierto que después de comer o en la tarde si no consume algo dulce siente que se desmaya, eso no se debe a que su cuerpo lo necesita, puede ser mental o habría que buscar a fondo que es lo que pasa realmente.

Los otros carbohidratos como, frutas, vegetales, y harinas, se absorben más lentamente y se llegan a transformar en azúcar (glucosa) dentro de nuestro cuerpo, cumpliendo muchas funciones. Entonces el azúcar blanca no es la única forma de que el cuerpo reciba la glucosa que necesita, pero también quiero aclarar, que aunque los carbohidratos al final terminen convirtiéndose en azúcar, no son dañinos para el organismo.

Esto incluye a los niños, ellos no NECESITAN los dulces o alimentos con azúcar diariamente; aunque PUEDEN consumir alimentos con bajo contenido de azúcar y no les afectará su salud.

Muchas veces la ansiedad por el dulce (cuando me pide algo dulce), es por alguna razón que se debe controlar, por ejemplo, deshidratación, bajo consumo de calorías, exceso o inactividad física, estrés, mal dormir. Cualquiera que sea la razón debe controlarse, buscar ese dulce solo calma el problema momentáneamente, no es la cura al mismo.

Todo es un balance, los extremos son malos, entonces no es de culpar un alimento, ni existe dependencia a un alimento por si sólo. Lo mejor es consumir una variedad de alimentos y de esta manera recibir todos los nutrientes necesarios para tener una buena salud.