La sal en los deportistas no debería ser mal vista. Cuando se realiza una actividad física mayor de aproximadamente 2 horas o más el agua deja de ser suficiente para ayudarnos a hidratar. Imagen con fines ilustrativos

Una persona sedentaria debe controlar el consumo de sodio, si padece de presión alta debe ser aún más cauteloso con todas la fuentes de sodio, como consomés artificiales, sazón completa, enlatados, embutidos, sal de mesa.

Sin embargo un atleta es diferente, no debe eliminar el consumo de sodio, debido a que el sudor está compuesto de agua y electrolitos, sodio, potasio, cloruro.

Entonces cuando se hace una actividad física de larga duración se pierde una cantidad considerable de esos electrolitos y se debe reponer.  Es cierto que hay personas que tiene una mayor concentración de electrolitos que otras, pero siempre hay pérdidas.

La sal en los deportistas no debería ser mal vista. Cuando se realiza una actividad física mayor de aproximadamente 2 horas o más el agua deja de ser suficiente para ayudarnos a hidratar.

Cuando se suda mucho y hay pérdidas considerables de sodio, podría aparecer una fatiga, calambres musculares, entre otras. Esto al final afectaría el rendimiento, lo cual va en contra de lo que buscan los deportistas.

Las bebidas deportivas aportan electrolitos, también se comercializan pastillas de electrolitos, pastillas de sal o la misma sal de mesa, en esta última casos se debe buscar la reposición de los otros electrolitos por medio de alimentos.

Es por esto que siempre se insiste en que cada plan es individualizado, no se puede seguir lo que se le recomienda a otra persona, busque un profesional que lo guíe dependiendo de su actividad física, su sudoración, etc.

Comentarios