Los Toros del Norte apenas y empataron contra Universitarios, Cortesía
-Publicidad-

El partido inició con la salida de Álvaro Saborío que se estrenaba en la titularidad este torneo. Bastaron 2 minutos para que saliera por lesión y de cambio entró Juan Vicente Solís.

Ya ahí, el técnico Luis Marín debió acomodar su esquema y sus fichas, Muy temprano agotó un cambio.

El Carlos Ugalde estaba vacío como pocas veces, la afición cobró los malos resultados y la racha mala de los últimos partidos.

En los primeros 15 minutos, San Carlos no mostraba mayor concentración de juego, de hecho Universitarios mantenía control del área que resguardaba Patrick Pemberton.

La verdad, el primer tiempo no mostró mucho fútbol de los Toros del Norte ni llegadas claras pero era más dinámico, se le vio más ofensivo que en los últimos partidos.

A los 35 minutos, los locales se pusieron arriba en el marcador. Una jugada de cabeza de Jorman Aguilar puso el 1 a 0 en el Carlos Ugalde.

A partir de ese gol, los Toros mejoraron el dominio del juego y controlaron mejor la media cancha al punto que Universitarios cesó las opciones y las amenazas. Pemberton se volvía un espectador más del juego.

Así cerró el primer tiempo. San Carlos ganaba pero no convencía.

Muy mal inicio del segundo tiempo para los Toros, solo pasaron 4 minutos para el empate universitario en una jugada aún que no se entiende y ante un Pemberton que quedó debiendo.

Pese a los amagos de buen fútbol, San Carlos no convencía. Una afición molesta exigía resultados y más juego. Los pocos aficionados que llegaron al Carlos Ugalde empezaban a desesperar con un equipo que no tiene por qué sufrir.

Sufre tanto que, a los 60 minutos Universitarios se fue arriba en el marcador. Incomprensible pero la U, ganaba en el Carlos Ugalde y no se veía nada de fútbol para empatar.

La desesperación, una vez más, hacía mella en los Toros del Norte. Se acababa el tiempo y todo jugaba. Un estadio furioso, jugadores inquietos y un cuerpo técnico desesperado. A ese momento, era probable que las horas de Luis Marín como técnico pudieran estar contadas.

San Carlos tomó el control del juego pero la desesperación no le permitía concretar jugadas en gol. Necesitaban ordenarse, pausar la emoción y concentrarse.

Universitarios jugaba con el tiempo a su favor, mientras los Toros desesperaban y tenían una afición exigiendo.

Una jugada de tiro libre a los 83 minutos , devolvió la esperanza, Esteban Ramírez se vuelve experto en esas jugadas fuera del área que terminan en golazos. Aún así, la afición pedía más, había que ganar.

El equipo lo intentaba. Proponía más. El cierre era de infarto.

No alcanzó, de nuevo San Carlos dejó puntos en su casa pese a que se vio mucho mejor. Universitarios era un rival difícil en su lucha por mantener la categoría. Un empate en casa no es suficiente.

Ahora, los Toros deben trabajar para visitar al campeón nacional en Heredia.

Comentarios