La mejor manera siempre es visitar a un nutricionista confiable que le de una guía, de igual manera hay maneras de ir perdiendo grasa sin ir a extremos. Imagen con fines ilustrativos
-Publicidad-

Estos días las personas, normalmente, buscan maneras de bajar de peso (en realidad sería perder grasa), en su afán de lograr su objetivo de la manera más rápida posible recurren a métodos que podrían afectar su salud, o que únicamente los haría gastar dinero.

En internet puede encontrar la dieta más maravillosa, una amiga le puede contar sobre la que hizo, o le cuentan de una pastilla o una crema mágica. Primero analice y luego vea si es realmente saludable o no:

  • Si le prometen que va a perder mucho peso en poco tiempo
  • Es una red de mercadeo
  • Se puede lograr el objetivo única y exclusivamente con ese producto
  • Se la recomienda una persona que no es nutricionista
  • Tiene que utilizar un producto o método raro
  • Le prohíben la actividad física

Bueno si es así en realidad podría ser que mejor NO es la mejor manera, evite ese método, dieta o producto. Que bonito bajar 10 kilos en 15 días, pero analice, ese peso perdido en su mayoría es agua, por lo que no es una pérdida real, además también se va a perder músculo, lo cual siempre es malo, de echo el músculo es un tejido metabólicamente activo, es decir quema calorías; por lo que si ganamos músculo aceleramos el metabolismo y si lo perdemos, hacemos un metabolismo más lento.

Entonces se está perdiendo agua, perdiendo músculo, y hace que su metabolismo se haga más lento, es decir va caminando en dirección contraria a su objetivo. Con estos métodos si se pierde grasa, sin embargo no es el 100% de lo que se pierde, por lo que no tiene sentido. Además, piense, esos 10 kilos no se subieron en 15 días, probablemente se duró años subiéndolo, entonces como se pretende bajar en 15 días, algo que le llevo tiempo subir.

Además, esas dietas o métodos no son sostenibles a largo plazo, por lo extremas que son, por la parte social, por un tema económico y además por que muchas veces se sienten los efectos secundarios, como por ejemplo mucho sueño, debilidad, mal humor, dolor de cabeza, se cae el pelo o se quiebra fácil las uñas, dolor de billetera (dependiendo del método o producto son muy caros) y muchos otros que en el momento no se sienten, sin embargo con el paso del tiempo van apareciendo.

La mejor manera siempre es visitar a un nutricionista confiable que le de una guía, de igual manera hay maneras de ir perdiendo grasa sin ir a extremos:

  • Sírvase en un plato más pequeño
  • Aumente la cantidad de vegetales y ensalada, reduzca los otros alimentos (léase reduzca no elimine)
  • Aumente el consumo de agua
  • Aumente la actividad física
  • Duerma bien
  • Elimine las salsas, aderezos, mantequilla, queso crema, natilla

El cambio rápido siempre es llamativo y agrada, sin embargo, evalúe el costo-beneficio, estar delgado no es sinónimo de saludable. Busque día a día maneras de ganar salud, sentirse mejor.

Comentarios