Operativo interviene venta de langostinos y tepezcuintle en Boca San Carlos y Boca Tapada

14 kilos de camarones fueron decomisados por la autoridades. Foto: cortesía
-Publicidad-

3 locales comerciales, ubicadas en estas comunidades fronterizas se quedaron sin los productos estrella en sus menú.

Un operativo interinstitucional permitió la incautación de langostinos, camarones y carne de tepezcuintle que estaban a la venta en los centros de visitación de estas zonas, que emergen como puntos turísticos.

El operativo se realizó este fin de semana con la participación del Minae-Sinac ( Área de Conservación Arenal Huetar Norte ) OIJ, SENASA, Ministerio de Salud, Policía de Frontera, Fuerza Pública, Policía Fiscal, Policía de Migración y Municipalidad de San Carlos.

«La coordinación de entidades tiene como objetivo identificar actividades ilegales en esa zona fronteriza debido al aumento, dentro del Corredor Fronterizo, de trasiego de nicaraguenses (coyotaje), ingreso de indocumentados, venta e ingreso de mercancia ilegal de Nicaragua (licores, medicamentos), cacería ilegal, venta de carne silvestre y camarones de río de procedencia ilegal», cita un comunicado de prensa del MINAE.

Cada entidad, aplicó sus respectivas competencias y en caso particular del SINAC, revisaron establecimientos comerciales(bares, sodas, restaurantes).

Fue así, como identificaron 3 sitios donde se mantienen productos de procedencia ilegal como langostino de río y carne de tepezcuintle. Además encontraron en congeladores dentro de los establecimientos, un total de 14,7 kilogramos de camarón (entre tenazas y camarón entero) y 11,3 kilogramos de carne de tepezcuintle cocinada y cruda y 10 trampas para captura de camarón. 


El tepezcuintle es considerada especie con poblaciones reducidas o amenazada en Costa Rica. Por su parte el camarón de río es una especie también vulnerable, tallas superiores a los 20 cm son escasas en los ríos aledaños y su pesca posee VEDA entre el 15 de mayo y el 30 de noviembre inclusive, según INCOPESCA. 

En ambos casos la comercialización o venta, solo es autorizada cuando el producto procede de sitios de reproducción. 

Los productos decomisados fueron destruidos y enterrados en el Vertedero Municipal de San Carlos, previa coordinación con funcionarios Municipales, quienes elaboraron la fosa con una excavadora. 

La carne decomisada fue enterrada en el Vertedero Municipal. Cortesía


Comentarios