Vista aérea del área de concesión de explotación minera en Crucitas de Cutris.

300 firmas de pobladores de Crucitas y comunidades aledañas, son la prueba de que estos vecinos claman por atención del Presidente de la República ante, la situación ya incontrolable en esa comunidad fronteriza.

Ellos, se organizaron, junto al Colegio de Geólogos de Costa Rica y buscan la apertura de un proyecto minero serio y responsable. Para ellos, esta es la única solución viable ante la problemática de minería ilegal y el desastre ambiental.

Con sus firmas, los pobladores piden al Poder Ejecutivo que reforme la ley actual para que pueda desarrollarse esta actividad de forma legal y con ello abrir opciones laborales y mejoras sociales para ellos.

Junto al CGCR, los más de 300 ciudadanos se consideran promotores de estas
modificaciones a la ley, para conseguir lo que tanto anhelan para la zona.

“Como lo hemos venido manifestando en los últimos meses, es necesario una
modificación a la ley para poder llevar a cabo de manera legal y regulada un proyecto de
explotación minera serio y responsable en la zona de Crucitas. El oro ahí está y todo el
mundo lo sabe, si no se hace una modificación a la ley y se permite una extracción
supervisada, la minería ilegal continuará, no hay forma de detener el problema, y no solo
continuará la extracción del mineral y su venta fuera de nuestras fronteras, si no el
impacto ambiental será muchísimo mayor al que hay actualmente”, aseguró Marlene
Salazar, presidenta del CGCR.

Las firmas de los más de 300 habitantes de la zona fueron recolectadas propiamente por
la Junta Directiva del CGCR, quienes además tuvieron la oportunidad de escuchar a la
comunidad, sus dudas, sus opiniones y la problemática a la que se enfrentan todos los días
desde que el tema de la minería ilegal se salió de control y de los límites de la finca
Vivoyet (finca en la que se pretendía desarrollar el proyecto de Industrias Infinito).

Comentarios