ViceMinistro de Diálogo Ciudadano- Ministerio de la Presidencia, Juan Alfaro. Foto: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Desde este miércoles, Juan Gerardo Alfaro López, es el nuevo Viceministro de la Presidencia.

Alfaro, quien dice ser con orgullo sancarleño de cepa, fue juramentado en su cargo por el Presidente de la República.

Anteriormente, él se desempeñaba como Viceministro de Trabajo y Seguridad Social y fue removido hasta la Presidencia por su buen desempeño como viceministro a.i., al lado del Ministro Rodolfo Piza.

Alfaro, de 30 años es abogado de profesión y pieza clave del Gobierno durante la pasada huelga de empleados públicos y en su relación con sindicatos.

Vecino de Ciudad Quesada, con familia oriunda de Florencia, se graduó de kinder en la Escuela Juan Bautista Solís, de sexto grado en la Escuela de Pénjamo en Florencia y el colegio lo hizo en el María Inmaculada.

Se graduó como abogado en la Universidad de San José, con sede en Ciudad Quesada.

«Yo soy un ejemplo que de que, pese a las pocas posibilidades de salir fuera de la zona a estudiar, uno puede llegar lejos. Mi familia es de Florencia. Trabajé un tiempo en turismo en La Fortuna y con eso pude estudiar en la Universidad de San José, luego pude sacar una especialidad en laboral», dijo a San Carlos Digital.

A su corta edad, las puertas empezaron a abrirse en la administración pública como asesor de jerarcas hasta que llegó a la Dirección de Pensiones.

Luego, en la administración de Luis Guillermo Solís Rivera, asumió como viceministro de trabajo, cargo que mantuvo hasta la actual administración Alvarado y ahora fue ascendido hasta la Presidencia.

«Pueden saber que cuentan con todo mi apoyo en el cantón. En el caso de la carretera, el aeropuerto, el tema de empleo, desarrollo y todo lo que sea necesario voy a tratar de aportar y ayudar a cumplir objetivos. Pueden contar con una persona que se preocupa mucho por la Zona y que todo esto permitirá mejores indicadores para el país», concluyó.

Su nombramiento se da, tras los últimos cambios en el gabinete.

Comentarios