Desde hace una semana, una familia reaccionó a la emergencia en procura de asistir a las personas que perdieron su empleo a raíz del COVID-19. Foto: SCD

La esperanza ya llegó a 20 familias del cantón pero la idea es que pueda llegar a muchas más y mantener vivas las ilusiones de todos.

Desde hace una semana, una familia reaccionó a la emergencia en procura de asistir a las personas que perdieron su empleo a raíz del COVID-19.

De a poquitos empezaron a recaudar víveres y fueron formando diarios para entregar a estas otras familias.

«Muchas familias ya no tienen que comer, ni ingresos que esperar y no se puede salir a buscar empleo entonces tomamos la iniciativa de hacer un filtro, no es específicamente a los pobres si no queremos llegar más al tema del desempleo», contó Keilor Segura, encargado de la iniciativa.

Casa por casa fueron recolectando alimentos y así lograron esos primeros 20 diarios que entregaron en pero la idea es expandir esas ayudas a Pital y La Fortuna.

La demanda aumenta mucho, las solicitudes no paran pero los comestibles empiezan a acabarse y por eso, esta familia hace el llamado para que les ayuden con la recolección y poder ampliar la iniciativa.

«Hay mucha gente que tiene muchos alimentos en la casa y pues que se puedan desprender de algo sería provechoso, necesitamos mucho apoyo», agregó Segura.

Para la recolección de alimentos, habilitaron un centro de acopio en La Tigra de San Carlos, 700 metros oeste de la Escuela, Barrio La Esperanza, casa color verde a la izquierda.

Pero también, hacen rutas de recolección que se pueden coordinar directamente con esta familia, a través del número de teléfono:8799 5348 o al 6471 6686. La idea de ellos es llegar a Ciudad Quesada, de día por medio para recoger los víveres.

Insisten en que, las ayudas llegarán convertidas en diarios a personas que, independientemente de su condición social, enfrenten problemas por la falta de empleo.

Comentarios