Contra todos los pronósticos, los sancarleños sacaron oro del Rosabal. Cortesía
-Publicidad-

La fortaleza sancarleña estaba en su zona defensiva. El técnico Luis Marín salió con 5 defensas, 4 jugadores en la media cancha y solo un ofensivo. Una propuesta pocas veces vista en su trabajo como técnico sancarleño.

En 5 minutos, los Toros del Norte manejaron bien el partido, incluso mantenía la presión en el área que resguardaba Esteban Alvarado y ante un Herediano que no se encontraba en el juego.

A los 15 minutos, Heredia empezó a tomar ritmo, incluso empezó a proponer más aunque, para ese momento Patrick era un espectador más.

El partido empezó a emparejarse pero San Carlos tenía buen manejo. En cada oportunidad cerca del área, hasta la defensa buscaba opción. Volvíamos a ver a los Toros con buen juego, eso sí, con algunas falencias que Marín no atendía.

30 minutos y Heredia quería más, apostaba a la táctica fija en los pies de Randall Azofeifa pero no les alcanzaba. A esa hora, los Toros del Norte sorprendían a los heredianos.

Al cierre de los primeros 45 minutos, San Carlos manejaba las marcas, los centrales tenían control y hacía buen trabajo de defensa, a los rojiamarillos les costaba sobrepasar la barrera. Hace rato no se veía una defensa tan sólida y fuerte. Mientras Randy Chirino tenía absoluto control como creativo.

A los 43 minutos, un golpe de suerte por que Heredia jugaba al pelotazo, le dio el 1 a 0 a Heredia. San Carlos no merecía ir perdiendo pero Yendrick Ruíz, no perdonó un pase de Keysher Fuller que cabeceó hasta el fondo del marco de Pemberton que la tuvo cerca luego de una mala marca de Fernando Brenes.

Inició el segundo tiempo y llegó la maldición. Ya lo tienen medido pero volvieron a lo mismo. Empezando el segundo tiempo una falta de penal que dichosamente, Yendrick Ruíz perdió pero, Marín debió valorar esas acciones.

¡Por Dios! Solo 1 minuto después otro penal. Aún en duda pero ahora sí, Yendrick Ruíz no perdonó, pero no era penal.

Ya con ese golpe emocional tan temprano, una vez más, los sancarleños entraron en desesperación. Una vez más los golpes tempraneros al iniciar el segundo tiempo cobraban factura.

Luis Marín tenía claro a los 60 minutos que, perder 2 a 0 le obligaba a algo más. Pasó a línea de 4 y salió Álvaro Aguilar en la defensa por el delantero Julio Cruz.

A partir de ese cambio, Heredia empezó a llegar con más constancia y a manejar el área. Tanto que a los 62 minutos llegó el 3 a 0. De nuevo, San Carlos facilitó una falla, ahora en las piernas de Jordan Smith que no perdonó Bryan Rojas.

Eso sí, Marín varió el sistema. De inmediato, salió Carlos Acosta e ingresó Omar Browne.

San Carlos tuvo la opción de descontar luego que, uno de los mejores jugadores sancarleños del partido, Randy Chirino, sufriera penal. Julio Cruz lo convirtió y llegó el 3 a 1.

Marín apostó por todo al cierre, ingresó Juan Vicente Solís por Randy Chirino y así mejoró la ofensiva, al punto que llegó San Carlos a su mejor momento de juego pero no le alcanzaba.

Pese al control, al cierre Heredia tomó control y a los Toros se les acaba el tiempo. De nuevo la desesperación hacía mella.

Jorman Aguilar volvió la esperanza a los 80 minutos. San Carlos se metió en el partido luego de una desatención de los heredianos. Llevaba rato amenazando pero no encontraba la llave.

Cuando el tiempo cerraba, a los 91 minutos, un nuevo penal. Cruz hizo su doblete. Una falta de penal nuevamente le dio el respiro a los Toros del Norte. Contra todos los pronósticos, San Carlos salvó un punto de oro al empatar 3 a 3

Comentarios