Un sueño convertido en realidad. De Muelle a lucharla en la Vuelta a San Carlos

Con todo en contra, Jorge Quesada conformó su equipo para la VXI vuelta a San Carlos. Foto: CCDRSC
-Publicidad-

Próximamente San Carlos será el escenario de la VXI Vuelta al Cantón, organizada por el Comité Cantonal de Deportes. Del 19 al 22 de setiembre 18 equipos disputan la competencia y dentro de la lista hay dos equipos 100% sancarleños que buscarán dejar el triunfo en casa.

Uno de ellos es Gym Muelle – Servicios Eléctricos Mejías – Soda Ruta 35 que aunque usted no lo crea, tiene detrás una historia de pasión por este deporte y amor por competir.

El líder de este grupo es Jorge Quesada, vecino de Muelle y quien desde sus 21 años, luego de comprar su primer bicicleta de ruta, descubrió que estaba para grandes cosas con este deporte.

Desde eso, acostumbra a participar solo en las competencias como una forma de desahogo de circunstancias de su vida.

«Las ganas mías de competir o desahogar situaciones de vida me provocan deseos de ir a un evento de esta magnitud para demostrarme que puedo superar cualquier obstáculo aunque tenga que sacar fuerzas que ni yo sabia que podía tener», contó Jorge.

Un llamado que nunca llegó, para ser parte de un equipo para esta competición, fue la primera prueba de este deportista. A 15 días del cierre de inscripciones no tenía el mínimo de compañeros para poder participar.

Por medio de las Redes Sociales completó un grupo de ciclistas que luego, desistió y solo quedaba una semana para inscribirse.

Rogó a amigos, vecinos, conocidos que le ayudaran a conformar los 5 ciclistas necesarios pero no hubo respuesta positiva. Pero, como los sueños hay que lucharlos, Jorge persistió hasta que lo logró.

«Al final de la última semana logré encontrar 4 personas y conmigo 5 para tener el mínimo requerido y prácticamente a último momento nos logramos inscribir. Sin saber quien nos va a dar asistencia ni cómo vamos a hacer para conseguir la comida de todos los días, puse comparto mis uniformes, puse mi casa, el carro de la novia de mi papá para la logística por que no encontramos apoyo y en resumen formamos un equipo con el nombre de mi negocio. Con el presupuesto 100% de cada uno de los que vamos a competir», narró.

Hasta los últimos mil colones de su salario están invertidos en este sueño: ganar la Vuelta a San Carlos.

Ya luego, logró apoyo de algunos comercios locales para asegurar algunos aspectos necesarios en la competición.

Sabe que, por los menos, los dos primeros días de la competencia debe terminar la etapa y volver a su jornada laboral en el gimnasio, solo así podrá seguir.

Pese a todo, el sueño y la ilusión está intacta en este equipo que solo espera el banderazo de salida para más que competir, responder a su pasión: el amor a la velocidad en dos ruedas.

Comentarios