Emma sufre un padecimiento y su deseo era conocer a los Corazoncitos Azules. Cortesía

Era un día cualquiera en Pital de San Carlos, Emma Álvarez no tenía ni idea de lo que el día le traería. Ese domingo fue diferente para ella y será un día que nunca olvidará.

Con apenas 6 años, la pequeña lucha contra un padecimiento que atenta con su vida pero no con sus ilusiones y sus algerías.

Los Corazoncitos Azules de la Fuerza Pública fueron los encargados de transformar el día de Emma, alegrarle el alma y ayudarle, por un momento, a olvidar su condición.

«Para Emma fue muy bonito estaba muy emocionada, ella estaba feliz con la visita de los corazoncitos azules», contó Joseph Álvarez, papá de la pequeña.

Emma conoció a estos pequeños valientes por medio de las Redes Sociales, vio algunas de las actividades que realizaron y pidió a sus papás conocerlos. Por medio de un vecino, que es policía, lograron el contacto y los pequeños llegaron con la sorpresa.

«Le llevamos un grupo de niños y tres presentes: una camiseta de la policía, un arreglo floral y un broche corazoncito azul y así la nombramos parte de nuestro grupo. Le hicimos una coreografía, dinámicas en las que ella pudiera participar con su familia», contó Luis Cambronero, encargado de los Corazoncitos Azules.

La llegada del grupo incluyó luces y sirenas policias, previa autorización de los altos mandos, así fue como avisaron a Emma que su deseo estaba por cumplirse.

Este grupo de niños se conformó el año anterior. Actualmente 34 pequeños cumplen a flor de piel, su sueño de ser policías. ienen por nombre, Niños Amigos de la Policía de San Carlos, Corazoncitos Azules y como buenos oficiales, cumplen todo tipo de labor policial.

El objetivo de este grupo es promover el respeto a la autoridad y que, desde pequeños, los menores vean a los policías como amigos que pueden ayudarles en momentos de peligro.

Comentarios