Las buenas noticias llegan para los vecinos de San Joaquín y Coopevega de Cutris, el proyecto proyecto del INDER y el AyA para llevar agua potable a poco más de 600 familias de esas comunidades está ya en etapa de contratación. Foto:SCD

Las buenas noticias llegan para los vecinos de San Joaquín y Coopevega de Cutris, el proyecto proyecto del INDER y el AyA para llevar agua potable a poco más de 600 familias de esas comunidades está ya en etapa de contratación.

Según informó el INDER, el cartel está en el Sistema de Compras Públicas Integradas (SICOP) para su debido proceso.

«Es todo un trámite pero ya estamos avanzando, este es un proyecto plurianual, o sea que inicia este año y estaría finalizando en 2021, Dios mediante. Incluso estamos trabajando en la visita a la zona con los oferentes que es parte de lo que incluye la licitación», explicó Óscar Soto, Jefe de la Oficina Territorial del INDER, en Pocosol.

La institución será el responsable de velar por la colocación de la tubería y construir en su totalidad la obra, incluyendo el suministro e instalación de equipos, válvulas, reemplazos de pavimentos, pasos con perforación horizontal dirigida, pasos de tubería por debajo de alcantarillas y quebradas, previstas domiciliares, hidrantes, entre otros.

El costo del proyecto es de ₡580 millones. Una vez quede en firme la contratación el plazo de ejecución de la obra es de 8 meses calendario (240 días naturales).

Una vez finalizada la obra, será la ASADA de Santa Rosa de Pocosol la que brinde el servicio en esas comunidades.

La semana anterior este medio dio a conocer las dificultades que viven los vecinos al tener que recibir agua de pozos perforados.

Incluso en una de ellas donde no pueden ni clorar el líquido porque el pozo contiene hierro y este no permite que el cloro se diluya en el agua.

«Yo vivo con mi mamá de 87 años y muchas veces pasamos sin agua y se complica más ahora con esto del virus porque si salimos tenemos que llegar a bañarnos para evitar cualquier posibilidad de contagio», señaló doña Leila, vecina de Coopevega.

Los vecinos afirman tener poco más de 3 años esperando ver el proyecto concretado y no pierden la ilusión de que pronto sus familias puedan contar un servicio de agua potable más seguro.

LEA TAMBIÉN: En medio de la pandemia, vecinos de San Joaquín y Coopevega claman por un servicio de agua potable seguro